lunes, 8 de diciembre de 2014

Envueltos en la niebla

Respondiendo a la tradición de estas fechas, la mañana amaneció con niebla. Cuando salimos daba la impresión de que se estaba levantando y de hecho el sol hizo acto de presencia y se agradecía porque la temperatura estaba por debajo de cero grados. Nuestra intención era ir a Villalube, pero al llegar a Coreses y comprobar que la niebla, lejos de levantar, cada vez estaba más baja, decidimos alejarnos del Duero para ver si conseguíamos ver el sol y dejarnos calentar por él.

Craso error porque de Coreses a Molacillos se cerró aún más, tanto que nos despistamos y terminamos en el camino que lleva desde esa localidad a Benegiles. Desde Benegiles tomamos el camino que conduce al Teso La Mora y tras una larga pero tendida subida, por fin, logramos zafarnos de la niebla y ya sólo nos encontramos bancos aislados.

Tras almorzar algo junto a las cisternas romanas iniciamos el regreso pasando por Molacillos. Al llegar a Zamora, como había tiempo, lavamos las bicis y, como al sol ya se estaba muy bien, nos hidratamos junto al río disfrutando de su calorcito.


Clic en el logo para descargar la ruta desde wikiloc.

El sol intentando abrirse paso entre la niebla.
Torres del Carrizal rodeado de un banco de niebla.
Vista desde el Teso La Mora.
Teso La Mora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario