domingo, 19 de febrero de 2017

Entre España y Portugal desde Brandilanes

Aunque las previsiones auguraban un buen día, nunca habríamos imaginado que después de toda la lluvia caída el día anterior nos íbamos a encontrar con lo que nos encontramos: apenas alguna nube y barro, sí, pero mucho menos de lo esperado.

En esta ocasión ocho bikers salimos en tres coches hacia Brandilanes. Desde allí iniciamos la ruta con fresquito y no nos dio tregua, porque nada más iniciarla tuvimos que ascender lo suficiente para que nadie hablara nada más de frío.

Como Brandilanes está muy cerca de "la Raya", en menos de 3 km ya estábamos pisando suelo portugués.


Tras un descenso prolongado nos encontramos en una ribera con una piscina natural acondicionada espectacularmente para el baño. Tras un fuerte ascenso que se suavizó algo más adelante y algunos sube y bajas llegamos a Paradela.


Atravesamos una parte del pueblo y en un cruce tomamos el ramal de la derecha. ¡Error! Deberíamos haber continuado por la izquierda. Debido a esta mala interpretación del track el recorrido fue más duro.

Proseguimos con los continuos sube y bajas por buenos caminos, bosques de robles, pinares y algunas zonas de bosque bajo, recorriendo durante unos 4 km "la Raya" entre Portugal y España.


Cada vez fuimos viendo más cerca nuestro objetivo intermedio, la ermita de La Luz, si bien para llegar a ella necesitábamos aún ascender bastante. Tanto, que al llegar a sus pies nos encontramos con una rampa casi imposible, menos para tres valientes que lograron subirla sin echar pie a tierra.



Una vez reagrupados nos hicimos una foto todos juntos y comenzamos el descenso hacia Moveros.


El descenso comenzó por carretera pero enseguida nos desviamos a la derecha para tomar un camino que nos llevó hasta esa localidad. Allí comimos algo y enseguida continuamos.



Salimos de Moveros por carretera pero a la altura del cementerio nos desviamos a la derecha y cogimos un buen camino con perfil ascendente pero bastante llevadero. De nuevo recorrimos robledales y pinares. y otra vez un tramo por "la Raya".


Tras un reagrupamiento tras un despiste de dos de los nuestros, no tardamos mucho en llegar a Constantim, otra localidad portuguesa.

Salimos de ella y continuamos con nuestro objetivo puesto en otra localidad llamada Ifanes. Por el camino encontramos bonitos prados delimitados por las típicas vallas de piedra.


Nos costó llegar pero lo conseguimos. Salimos de Ifanes por carretera con un viento de cara que quiso acompañarnos para cargarnos más las piernas. Tras alrededor de 1 km nos desviamos a la derecha para continuar por un camino con perfil ascendente al principio, y descendente después, que nos condujo de nuevo a la localidad de Paradela.



Desde allí tuvimos que desandar el camino que habíamos hecho a primera hora de la mañana. El grupo ya estaba tocado por el cansancio y fuimos reagrupándonos en algunos puntos intermedios. Volvimos a pasar por la piscina natural.


Subimos la larguísima cuesta que tanto gusto nos había dado bajar unas horas antes y ya logramos ver Brandilanes.


Eso sí, antes de llegar aún hubo que ascender y descender alguna cuestecilla, pero al final, y aunque poco a poco, fuimos llegando todos.

Tras cargar las bicis e iniciar el regreso no nos quedó más remedio, para no morir deshidratados, que tomar una cerveza, o dos ;), en Fonfría.

Ruta dura y muy bonita, con paisajes muy cambiantes.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc.

Powered by Wikiloc




Animación de la ruta:



1 comentario: