domingo, 5 de marzo de 2017

Puentes de Manzanal

En la mañana de este Domingo fuimos seis los que acudimos a la cita para hacer una ruta en nuestras bicis y disfrutar de la mañana y de los amigos. Por delante teníamos el reto de hacer la ruta prevista en 3 horas porque uno de nosotros a las 12 tenía que estar de regreso.

Para "calentar" nada más salir subimos la Cuesta del Piñedo y poco después ascendimos todo el barrio de San Lázaro para llegar al Polígono La Hiniesta y allí coger el Camino La Lobata y así salvar las eternas obras del AVE.

Enseguida llegamos a La Hiniesta porque desde el primer momento imprimimos un buen ritmo. Continuamos tomando un camino que sale al final del pueblo a la izquierda. Tras una larga y suave ascensión cambiamos varias veces de dirección, siempre por buenos caminos, y terminamos por llegar a Andavías.

Desde aquí fuimos por carretera hasta Palacios pero al entrar tomamos un desvío a la derecha que nos llevó para la parte de atrás del pueblo y que nos sacó de este en paralelo a la carretera.



A partir de ese momento comenzó la parte más bonita de la ruta, terrenos con grandes encinas, jaras, muchas jaras por otra zona, de nuevo encinares y sube y bajas constantes que iban cargando nuestras piernas. Además, poco antes había comenzado a llover, una lluvia fina al principio, más intensa después, que nos acompañó durante toda la vuelta.



Finalmente llegamos a Manzanal y descendimos hasta la orilla. Allí nos hicimos una foto y comimos rápidamente algo.



Enseguida iniciamos el fuerte ascenso para llegar a la antigua carretera.


Rodamos por esta y por la nueva algo más de un kilómetro y giramos a la derecha para adentrarnos en una zona urbanizada. Por una confusión terminamos volviendo a la carretera unos cientos de metros y ya retomamos el "buen camino" que nos condujo hasta Palacios.

En Palacios descendimos hacia el embalse y lo cruzamos por uno de esos puentes tan repetidos por la zona.


Desde allí salimos a la carretera que une Andavías con Valdeperdices, rodamos por ella y finalmente giramos a la derecha para seguir por un camino que, tras algunos zizagueos nos llevó hasta las proximidades de La Hiniesta. En esa zona iniciamos una larguísima recta llena de toboganes que terminaron por dejarnos en la zona alta de Valorio. Descendimos hacia la ciudad y ya en ella paramos en una bar a hidratarnos y recuperar fuerzas. Habíamos conseguido nuestro reto: salir a las 9 y estar de nuevo a las 12, tras más de 52 km.

Bonita ruta, con cierta dureza por los continuos ascensos y descensos, endureciéndola hoy más la lluvia y el viento.


Para descargar la ruta haz clic sobre el logo de Wikiloc.

Powered by Wikiloc





Animación de la ruta:


No hay comentarios:

Publicar un comentario