domingo, 9 de julio de 2017

El Camino del Cid

Habíamos esperado con tremenda ilusión durante muchos meses el momento de iniciar el Camino del Cid, y por fin ese momento tan ansiado llegó y nuestras expectativas no nos defraudaron, vivimos ocho días increíbles, con muchas risas, atravesando muchos lugares preciosos, viendo fauna (corzos, jabalíes, conejos, ciervos...), visitando lugares con mucho valor histórico, sufriendo sobre la bici porque no fue un camino de rosas y, por supuesto, también disfrutando de ella y de la compañía.

El 30 de julio por la tarde partimos en dos furgonetas hasta Vivar del Cid (Burgos), allí pernoctamos en la Casa Rural La casa del huerto.

1ª Etapa: Vivar del Cid - Burgos

La mañana del 1 de julio nos despertamos nerviosos, desayunamos y preparamos nuestras bicis.



A continuación hacemos un pequeño recorrido por el pueblo para acercarnos a la Legua 0 del Camino del Cid. Allí leemos una frase que nos encanta: "Aquí, al iniciar este camino, ten presente que: no vayas detrás de mí, que igual no te puedo guiar. No vayas delante de mí, que igual no te puedo seguir. Simplemente ve a mi lado, como un buen amigo castellano."



Las dos furgonetas conducidas por dos generosos logistas que nos acompañaron parten para Zamora y nosotros iniciamos el Camino. La mañana está triste, gris y fría; pero eso no impide que comenzemos a pedalear con alegría. Nuestra primera meta es Burgos y hacia ella nos dirigimos por un camino con perfil ascendente. Ese es el primer momento en el que comprobamos lo mucho que pesan las alforjas.



Tras una pequeña pérdida, volvemos unos cientos de metros atrás y conseguimos retomar el track, que había quedado roto por la construcción de la circunvalación. Nos acercamos a un polígono industrial y rodamos por un carril bici que transcurre por él. Tras pasar por el cementerio nos empezamos a encontrar con las primeras edificaciones de la ciudad. Rodamos por algunas calles y enseguida nos encontramos con la majestuosa Catedral. Al entrar en la plaza empiezan a repicar las campanas, posiblemente nos estaban esperando ;).


Atravesamos la capital, casi siempre en paralelo al río y salimos de ella por una carretera local con bastante pendiente que nos lleva hasta Cortes.


A la salida del pueblo tomamos un camino que, también con perfil ascendente en su mayor parte, nos lleva hasta una carretera por la que descendemos hasta el monasterio de San Pedro de Cardeña. Vemos la iglesia y el propio monasterio sólo exteriormente porque la visita guiada era larga. Allí por segunda vez (la primera fue en la casa rural) sellamos nuestras credenciales del Camino.



Abandonamos San Pedro de Cardeña y rodando por buenos caminos llegamos hasta Revilla del Campo. El paisaje ha cambiado y ya hay pocos cereales sembrados a nuestro alrededor, encontramos suelos valdíos y encinas.


En Revilla paramos en un bar. Nos atiende Lucía, una mujer vivísima que enseguida nos ofrece chorizo, huevos fritos, etc. Nos decantamos por chorizo, sardinas y unas barras de pan, que nos saben a gloria.

Tras el receso salimos hacia Quintanalara, estamos ya en la Sierra de la Demanda y se nota, todo está más verde y los robles empiezan a estar por todas partes.


No paramos en esta localidad y continuamos hasta Torrelara, otro pequeño pueblecito. Continuamos hasta Vega de Lara donde nos encontramos con una ermita muy bonita, donde paramos unos minutos.


La siguiente pequeña localidad por la que pasamos poco después es Campolara, al igual que las anteriores, prácticamente deshabitada. Proseguimos nuestro camino y seis de nosotros damos un pequeño rodeo para llegar a un pueblecito llamado Jaramillo Quemado, y ver su iglesia románica, que es muy, pero que muy bonita.


Subimos a nuestras bicis de nuevo para llegar hasta Villaespasa. El paisaje es bonito, robles, bastante frondosidad y a nuestra derecha siempre ese gran macizo rocoso.



Pronto llegamos a Barbadillo del Mercado. Lo atravesamos y salimos de él por un antiguo puente.


Una vez cruzado el puente el camino nos lleva en paralelo a un río. Antes de llegar a la siguiente localidad nos desviamos unos cientos de metros para ver una pequeña ermita, Nuestra Señora del Amparo. 


Retornamos de nuevo al camino y continuamos hasta La Revilla. Desde allí a Salas de los Infantes lo hicimos en un plis plas. Llegamos sobre las 17,00 h. Allí, en la plaza, tomamos unas cervezas y unos frutos secos que nos sentaron estupendamente. Y allí se unen a nosotros los dos compañeros que habían ido por delante y que ya habían llegado al hotel.

Datos de la 1ª Etapa:
  • Kilómetros: 83,11
  • Ascenso acumulado: 734 m
  • Descenso acumulado: 635 m
  • Aproximadamente el 80% por caminos, el resto carreteras locales sin tráfico.
  • Temperatura: fresco durante toda la etapa.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18612400



2ª Etapa: Salas de los Infantes - Medinaceli

El día amanece fresco pero precioso, sin una nube y con un azul intenso en el cielo. Tras madrugar conseguimos salir poco después de las 8,30. 

El camino por el que rodamos nos lleva a Hocinas, un bonito pueblo en el que paramos para ver sus dos árboles fosilizados y el campanario de la iglesia, esculpido en roca.



Desde allí salimos por un camino hacia Castrillo de la Reina. En la parte alta del pueblo hay una necrópolis y una pequeña iglesia rupestre que visitamos.


Una vez realizada esta visita bajamos de nuevo a la parte baja del pueblo y tomamos una carretera que nos lleva hasta Moncalvillo.



En esta localidad nos reciben con cohetes y con música de dulzaina y tamboril. Enseguida descubrimos que no es por nuestra llegada ; ) sino porque son las fiestas y los jóvenes están despertando a todos los vecinos del pueblo mediante la alborada.


Salimos de Moncalvillo y por un camino precioso, con robles rodeándonos, y rodamos hacia Rabanera del Pinar. Subiendo y bajando, también por camino, llegamos a Aldea del Pinar, un pueblecito muy bien conservado y con varios premios recibidos por este motivo.


Desde allí hasta Hontoria vamos de nuevo por una carretera local. Atravesamos muchos pinares, estamos en una zona de gran riqueza maderera, de hecho el olor a pino está por todas partes. La carretera nos deja junto a una fábrica enorme que llama la atención porque parece que no es un lugar apropiado para ella, es la de puertas Dorma. Ya estamos en la provincia de Soria. No llegamos a entrar al pueblo y continuamos, también por carretera, con dirección a Arganza. Nos desviamos de la carretera para tomar un camino que nos adentra en el Cañón del Río Lobos.


El Cañón es precioso, enormes paredes de roca horadadas por el río durante millones de años. El Lobos en esta época lo encontramos seco en los primeros tramos. Cruzamos su cauce varias veces y vamos siguiendo el sendero.




Más adelante encontramos remansos en los que hay agua, pero eso sí, repleta de nenúfares. Cruzamos muchas veces el lecho del río y, tras atravesar el Cañón de un lado hasta casi el otro, nos encontramos con la preciosa ermita de San Bartolomé.


Tres kilómetros más adelante llegamos al final del Cañón. Encontramos poco después un merendero y allí tomamos unas ansiadas cañas y una tortilla de patata. Eran ya casi las 14,00 h. y teníamos hambre. Tras estos reconstituyentes continuamos por una carreterita hasta llegar a un cámping. Allí tomamos una senda que nos lleva a Úcera. Atravesamos el pueblo pero no paramos y continuamos adelante. Cogemos una pista muy buena por la que ser rueda de maravilla. Pasamos por Valdelinares y el Soto del Burgo, pero tampoco paramos. El camino sigue siendo muy bueno, prácticamente llano, y nos lleva hasta El Burgo de Osma.



Entramos a la ciudad por la mejor entrada posible, por el puente con la catedral al fondo. Recorremos la plaza de la Catedral, la Calle Mayor y la Plaza Mayor. No encontramos dónde comer por la hora, y
finalmente nos hacen unos bocadillos en un bar frente a la Catedral.

Salimos de El Burgo por un carril bici, después cogemos un camino, el GR-14. Pasamos por La Olmeda y seguimos por camino hasta El Enebral. Terminamos saliendo a una carretera local que transitamos durante unos 6 km. Ya vemos la fortaleza de Gormaz pero continuamos para dirigirnos hasta Quintanas de Gormaz, donde está nuestra casa rural, Casa Patiño. Llegamos a ella a las 19,00 h. y con muchos kilómetros en nuestras piernas.

Datos de la 2ª Etapa:
  • Kilómetros: 94,87
  • Ascenso acumulado: 921 m
  • Descenso acumulado: 943 m
  • Aproximadamente el 80% por caminos, el resto carreteras locales sin tráfico.
  • Temperatura: fresco por la mañana, calor durante las horas centrales del día.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18612409

3ª Etapa: Quintanas de Gormaz - Medinaceli

Después de lo bien que nos trataron en Casa Patiño en la cena y el desayuno, conseguimos salir, después de estirar y engrasar las bicis, a las 9.


Salimos del pueblo y enseguida cogemos un camino que nos lleva a Las Fuentes, unos manantiales de agua cristalina que vierten sus aguas al Duero.



Tras la pequeña visita seguimos por camino y terminamos saliendo a una carretera que nos lleva a Recuerda. No paramos y continuamos por carretera, pero enseguida volvemos a un camino que discurre junto al Duero. Nos rodean los campos de cereales.

Pronto llegamos a Aguilera, un pueblecito con una iglesia románica preciosa en una ladera. Subimos a verla. 





Al bajar una señora muy amable nos sella los salvoconductos y continuamos por camino hasta Berlanga de Duero. Un pueblo precioso, entramos por un arco, rodamos por la calle principal repleta de soportales y llegamos a la Plaza. Allí sellamos y continuamos. Pasamos junto a la Colegiata y al salir del pueblo nos encontramos con una vista preciosa de esta localidad.



Nuestro próximo destino es Bordecorex, para llegar a él recorremos unos 12 km por camino y los últimos 4 por carretera. En este tramo se nos cruzan 4 corzos en distintos puntos del camino. Pasamos esa localidad, que está mimetizada con el color de la tierra, y continuamos a Baraona por camino.

Comenzamos subiendo una cuesta larguísima que cada uno asciende a su ritmo. Nos reagrupamos al llegar arriba y proseguimos por camino. El tramo llano también se nos hace largo y cuando llegamos a la localidad buscamos un bar donde tomar unas cañas. Lo encontramos junto a un parque, donde, por cierto, nos sirven como haciéndonos un favor y nos cobran bastante más de lo debido. Tras las cañas iniciamos el último tramo, unos 25 km por carretera local hasta Medinaceli. Son continuos sube y bajas que terminan por dejar tocadas nuestras piernas. En Yelo intentamos coger el GR-86 pero después de una buena subida empezamos a rodar por el camino y está intransitable. Nos volvemos a la carretera, salvo uno que decide continuar,


Los últimos 10 km se nos hacen largos, pero faltando 7 ya se ve Medinaceli, eso sí, para llegar hay una subida que nos sobra a todos. Tenemos tantas ganas de llegar que la mayoría pasamos junto al famoso arco romano y ni lo vemos.

En el primer restaurante que vemos nos ofrecen algunas tapas para comer porque la cocina ya está cerrada, son más de las 15,30. Aceptamos y allí esperamos a los cuatro que habían quedado algo más retrasados. Una vez todos allí comemos esas tapas y nos vamos a la casa rural que tenemos contratada.

Tras hacer la colada bajamos en un taxi  la piscina local que está junto a la Estación de Medinaceli.

Datos de la 3ª Etapa:
  • Kilómetros: 76,39
  • Ascenso acumulado: 644 m
  • Descenso acumulado: 386 m
  • Aproximadamente el 60% por caminos, el resto carreteras locales sin tráfico.
  • Temperatura: calor, sobre todo durante las horas centrales del día.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1861241


4ª Etapa: Medinaceli - Molina de Aragón

Al salir de este bonito y excelentemente bien conservado pueblo hacemos un recorrido turístico con nuestras bicis, pasamos por la enorme plaza, junto a bonitas iglesias, estrechas calles...


A continuación hacemos la foto de rigor, junto al arco romano y descendemos por carretera hasta Estación de Medinaceli.


Atravesamos esta localidad y por carretera llegamos a Las Salinas. Allí cogemos un camino poco transitado que discurre entre campos de trigo y de girasol.


El camino termina por sacarnos a una carreterita local que nos lleva a Layna, donde vemos junto al pueblo dos enormes rocas llamadas "Los dedos del diablo".


Continuamos por carretera hasta Arbujuelo. Salimos a un camino, llano al principio, pero después se empina y termina siendo una subida larga y durilla. Ya arriba las vistas merecen la pena.


Poco después salimos a una carretera, y más tarde de nuevo tomamos un camino y proseguimos por un tramo de carretera de nuevo hasta Luzón.

Desde Luzón seguimos por carretera hasta Ciruelos, pero pasamos de largo para tomar algo en el siguiente pueblo, Torremocha. Salimos de Ciruelos por un camino descendente muy empinado, bonito y divertido, rodeado de mucha vegetación, robles y jaras por todas partes.


Nos topamos con una jabalí y sus rayones, paramos para no asustarlos y desaparecen entre la maleza. Empezamos a subir y bajar constantemente y Torremocha no termina de aparecer aunque según nuestro rutómetro deberíamos haber llegado ya a él. Salimos a una carretera y no tenemos ya agua y hace bastante calor, pero antes de que cunda el pánico finalmente llegamos a Cobeta (Torromocha no lo llegamos a ver...).

Allí bebemos, compramos agua y decidimos seguir los 25 km que restan a Molina de Aragón por carretera.



 Los  6 primeros corresponden a un puerto durísimo.


Después ya se desciende bastante. Finalmente llegamos a Molina de Aragón sobre las 16,30.


Comemos unas tapas en un bar que hay bajo el hotel que vamos a ocupar. Tras la ducha y un pequeño descanso paseamos por la localidad, compramos fruta para el día siguiente y cenamos. Los más osados toman una copa, el resto a la cama.

Datos de la 4ª Etapa:
  • Kilómetros: 85,53
  • Ascenso acumulado: 1143 m
  • Descenso acumulado: 1282 m
  • Aproximadamente el 70% por carreteras locales sin apenas tráfico y el resto por caminos.
  • Temperatura: calor..
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18620098


5ª Etapa: Molina de Aragón - Albarracín

Conseguimos salir de Molina de Aragón a las 8,15 h, primero por un carril peatonal unos 2 km, después cogemos un camino ligeramente ascendente entre campos de cereal y girasol. 


Aunque se supone que teníamos que pasar por Castilnuevo, ni siquiera lo vemos, así que llegamos a Torremochuela, que tiene una iglesia muy bonita.


Continuamos también por camino hasta Torrecuadrada, que tiene la particularidad de tener una bonita ermita a la entrada y otra a la salida del pueblo.


Al salir del pueblo empezamos a ascender por una pista en buen estado que parece nunca tener final. Cada vez que vemos lo que creemos que es el final, al llegar a él se inicia una nueva subida y después otra y otra más.



El cansancio de los días anteriores se deja notar en las piernas y nos cuesta subir más de lo esperado. Incluso echamos pie a tierra algunos de nosotros en algún tramito. Tras la larga subida descendemos hasta Traid.

En Traid bebemos algo en un pequeño bar junto a tres vecinos del pueblo. Enseguida partimos, salimos del pueblo por carretera con subidas y bajadas continuas. Llegamos a Alcoroches donde no llegamos a parar. Allí cogemos un camino que sube y sube entre grandes pinares con miles de cigarras cantando y recordándonos que hace bastante calor. Algunos estamos muy cansados y subimos bici en mano algunos tramos, yendo así casi a la misma velocidad que los que consiguen mantenerse sobre la bici.


Al llegar a la cima nos tomamos un descanso. Pero dos de los nuestros han tomado otro camino buscando menos dureza.



Tras el receso nos montamos de nuevo a las bicis y conseguimos llegar a Orea. Allí paramos en un súper donde compramos bebida fría y en el que, además, nos preparan unos bocadillos de jamón que nos saben a gloria. Nos sentamos enfrente, a la puerta del Sr. Aurelio, un cielo de hombre, que nos saca sillas, nos deja llenar nuestros bidones y nos da agua de su botijo; al tiempo que nos da conversación.


Salimos de Orea y vamos a Orihuela por carretera salvo un trozo de camino muy bonito en el que se nos cruza un gran ciervo.



Al llegar a  las proximidades de Orihuela tomamos la carretera que bordea el pueblo, si bien al final entramos en él y seguimos, también por carretera, a Bronchales, pero para llegar tenemos que superar una larguísima recta con viento en contra. Tras una subida llegamos a esta localidad, donde paramos junto a una heladería de un argentino. Allí bebemos y hasta nos tomamos un helado. Seguimos muy cansados y algunos tienen la moral de capa caída.


Tras el descanso todos estamos más animados. Salimos del pueblo por un camino, ascendente, para no variar, pero después empezamos a descender y descendemos muchísimo por un camino bastante técnico.



Terminamos en una carretera que va bordeando el río unos 8 km, hasta dejarnos en el mismo Albarracín. La entrada a la localidad es grandiosa, con enormes paredes de piedra horadadas por el río a un lado, y el propio  río con todo su esplendorosa vegetación al otro.


Vemos las primeras casas en lo alto y tras cruzar un túnel llegamos a Albarracín.



Son nada menos que las 19,00 h. Tomamos algo en un bar que hay a la entrada y enseguida llegan los dos compañeros que habían tomado una ruta diferente.



Ya todos juntos nos dirigimos a nuestro hotel, que está en la parte más alta del pueblo. Por el camino alucinamos con lo precioso que es el pueblo, sus calles, sus casas, sus vistas,... Ya en el hotel apenas nos da tiempo a ducharnos, hacer algo de colada y salir a dar una pequeña vuelta antes de cenar.




Datos de la 5ª Etapa:
  • Kilómetros: 89,14
  • Ascenso acumulado: 1482 m
  • Descenso acumulado: 1419 m 
  • Aproximadamente el 60% por caminos y el 40% por  carreteras locales con muy poco tráfico salvo el último tramo.
  • Temperatura: calor.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19663528


6ª Etapa. Albarracín - La Puebla de Valverde

Después del cansancio y las sensaciones del día anterior cinco de los ocho bikers decidimos dedicar parte de la mañana a visitar con más detenimiento Albarracín. Si hubiéramos sabido que la dos últimas etapas iban a ser tan sencillas es posible que no nos hubiéramos tomado esa mañana de relax..., pero en ese momento lo necesitábamos. Los otros tres bikers salen de la localidad sobre las 10 por carretera para pasar junto al Acueducto romano y después seguir hacia Teruel.



Los cinco que optamos por visitar el pueblo lo recorremos, lo fotografiamos y lo disfrutamos. Merece la pena porque es precioso, sinceramente.





A las 13,00 quedamos con un taxi que nos traslada a nosotros, nuestras bicis (en pedazos y nuestro equipaje hasta Teruel.



Allí quedamos con los tres que han ido hasta allí en sus bicis. Ya los ocho juntos comemos en la terraza de un restaurante. Tras la comida recorremos Teruel, la plaza del Torico, la Catedral, el mausoleo de los amantes de Teruel, etc. La ciudad se está preparando para las fiestas que comienzan ya ese día.




Salimos de Teruel por la avenida donde está Dinópolis, pero enseguida cogemos un camino que discurre entre pinares. 


Unos kilómetros después llegamos a la Vía Verde Ojos Negros, que cogemos. Hay un tramo que nos resulta duro porque al perfil ligeramente ascendente se une un viento fuerte en contra. Intentamos rodar a rueda unos de otros haciendo relevos cada kilómetro.



A falta de unos 10 km para finalizar la etapa el viento empieza a amainar y, además, el perfil ya es llano. Ese tramo lo hacemos muy rápido. Llegamos a las cercanías de La Puebla de Valverde, el hotel está muy próximo a la Vía Verde, de hecho se llama La Fonda de la Estación. Tiene unas instalaciones magníficas. Como llegamos a las 20,00 h., tras tomar algo en la terraza, nos duchamos y poco después quedamos para cenar allí mismo.


Datos de la 6ª Etapa:
  • Kilómetros: desde Albarracín: 84, desde Teruel: 28
  • Ascenso acumulado: 492 m
  • Descenso acumulado: 285 m 
  • Desde Albarracín un tramo por carretera, resto camino. Desde Teruel 100% camino y vía verde.
  • Temperatura: nublado, ligera lluvia en algún momento, temperatura agradable, viento.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18620212


7ª Etapa. La Puebla de Valverde - Jérica

Desayunamos más tarde que otros días y no salimos hasta casi las 10. Tras ir a una gasolinera a comprar agua fría regresamos a la Vía Verde.



Rodar por esta antigua vía minera es muy cómodo. Hasta Sarrión, la primera localidad que bordeamos, el perfil es descendente por lo que rodamos alegres y cómodos.



La moral está ya por las nubes y se palpa en el ambiente. Se suceden los viaductos, los túneles, el paso por trincheras excavadas para construir la vía, etc.



Pasamos junto a otro pueblo llamado Alventosa pero no entramos y continuamos hasta Barracas, allí paramos a tomar algo en un bar de carretera.





Volvemos a la Vía Verde y poco después, tras pasar una pequeña sierra que hace que haya una ligera ascensión, empezamos a descender y rodamos en torno a 30 km/h con poco esfuerzo, de hecho recorremos 35 km en 1h y 5'. Llegamos a nuestro destino, Jérica. Por primera vez conseguimos finalizar una etapa a la hora de comer, así que nos sentamos en la terraza de un restaurante que encontramos a nuestro paso.


Tras la comida nos instalamos en la Casa Rural que teníamos reservada. Contamos con una habitación conjunta. En el interior hay una pequeña piscina que utilizamos. 


Después paseamos en torno al río y por el pueblo. Cenamos, pero el servicio se demora y terminamos tarde, por lo que también nos acostamos tarde.

Datos de la 7ª Etapa:


8ª Etapa: Jérica - Valencia

Salimos de Jérica sobre las 10,30 de la mañana. La noche anterior decidimos cambiar nuestros planes que, en principio, pretendían atravesar la Sierra Calderona, y nos decantamos por una ruta más cómoda que sigue discurriendo en parte por la Vía Verde y el resto con un perfil descendente hasta Valencia. 



En los primeros kilómetros no atravesamos ninguna localidad, pero pasamos cerca de Navajas y de Altura, dejando a un lado a Segorbe.

El paisaje ha cambiado y encontramos cientos de almendros a ambos lados de la Vía Verde.


Pasamos junto a algunas localidades más pero no las atravesamos ni paramos en ninguna. Algunos tramos de la Vía Verde son al mismo tiempo caminos utilizados por los agricultores. Más adelante la abandonamos y rodamos por caminos locales, carreteritas y en un momento dado, antes y después de Gilet, por la N-234. En Gilet paramos a tomar algo, no porque tengamos necesidad, sino porque al ritmo al que vamos llegaríamos demasiado pronto a donde hemos quedado con nuestras familias.

Tras ese receso seguimos por la N-234 y después por una carretera local. Una vez superadas las estribaciones de La Calderona, los naranjos están por todas partes. 





Atravesamos Puzol y allí mismo tomamos un carril bici que nos lleva hasta las puertas de La Puebla de Farnals.


Ya allí tomamos dirección playa. A las 14,00 h en punto, la hora a la que habíamos quedado, llegamos al restaurante Bergamonte, donde nos esperan las familias para comer.

Tras el emotivo encuentro, comemos y después de la comida, tras reposar un poco, nos subimos de nuevo a las bicis para culminar esta gran ruta. Tenemos que llegar a Valencia y aún quedan unos 20 km.

Regresamos al carril bici desandando el camino de ida. A partir de ahí las poblaciones están ya unidas unas a otras y se van sucediendo.



Un poco antes de Alboraya cruzamos una zona de grandes huertas, las típicas huertas valencianas. Una hora después de la salida del restaurante estamos entrando en Valencia.


Poco después nos topamos con Mestalla.


Seguimos aún por el carril bici, pero al llegar al antiguo cauce del Júcar descendemos hacia él y rodamos por ese espectacular espacio ganado al río.



Al llegar frente a la Puerta de Serrans abandonamos el cauce y nos hacemos la "foto oficial" junto a ella.


Tras la foto, bici en mano, nos dirigimos hacia la Catedral. Allí nos esperan de nuevo las familias que se han desplazado a Valencia.  Al llegar nos dan señas para que giremos hacia el Palacio de Colomina, y al llegar a la altura de este empieza a sonar un traca que han encendido para recibirnos. Después de este original y emocionante recibimiento paramos nuestras bicis y ponemos nuestros pies en tierra. Nos abrazamos al son de "Campeones, campeones, oe, oe, oe...". Nos abrazamos también a nuestras familias y empezamos con las sesiones de fotos.



Tras las fotos damos por finalizado nuestro Camino del Cid. Fueron ocho días de estar muchas horas sobre la bici, de convivencia, de risas, de paisajes preciosos, de disfrute y de sufrimiento; pero sin duda todos lo repetiríamos de nuevo, de hecho ya estamos pensando en la del año que viene.

Datos de la 8ª Etapa:
  • Kilómetros: 79,64
  • Ascenso acumulado: 281 m
  • Descenso acumulado: 703 m 
  • Aproximadamente 60% vía verde, 20% carreteras locales (salvo un tramo de mayor tráfico) y 20% carril bici.
  • Temperatura: sol y nubes, temperatura agradable.
  • Enlace Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18620304


Enlace a la noticia en La Opinión: 
http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2017/07/13/bikers-duri-completa-ruta-cid/1019210.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario