domingo, 17 de junio de 2018

Por el corazón de Sayago

Madrugamos para salir pronto de Zamora y así no pasar calor y poder hacer la ruta tranquilos y sin agobios. Con las bicis en los coches nos dirigimos a Muga de Sayago, donde estaba el punto de partida.

Ya en Muga los cinco bíkers iniciamos la ruta dirección Villamor de la Ladre, con más fresco del que pensábamos que iba a hacer y con viento de cara. Estos primeros kilómetros los hicimos por buenos caminos, como suele ser habitual en Sayago.



Como los pueblos en esta zona están próximos no tardamos mucho en llegar a Villamor de la Ladre. Nos acercamos hasta la iglesia para verla y enseguida continuamos nuestra marcha.


Salimos del pueblo para dirigirnos a Monumenta. Encontramos caminos cercados con la artesanal y original pared sayaguesa y en su interior encinas y en algunos casos cereales.


También encontramos una bonita fuente en la que nos detuvimos para contemplarla con mayor detalle.


Casi sin darnos cuenta, porque se rodaba muy bien por el buen estado de los caminos y la ligera tendencia descendente, llegamos a la localidad de Monumenta de Sayago. También en esta ocasión pasamos junto a la iglesia.


Abandonamos Monumenta para dirigirnos a Gamones y seguimos encontrando buenos caminos por los que avanzábamos sin ninguna dificultad.


Al llegar a Gamones, para no variar pasamos junto a la iglesia, donde pudimos ver la coqueta ventana que hemos visto otras veces en otras iglesias de la zona.




Continuamos, en esta ocasión, hacia Torregamones por caminos que, en algunas zonas, tenían más vegetación que los pisados anteriormente.



Atravesamos la carretera que conduce a Miranda y proseguimos, ya viendo a lo lejos las casas de Torregamones. El camino que seguíamos nos sacó a la parte baja del pueblo, allí giramos a la izquierda y seguimos unos cientos de metros por el mismo camino que hemos recorrido otras veces yendo hacia Miranda do Douro, pero en un momento dado tomamos la variante de la izquierda y abandonamos esa senda.

El calor empezaba ya a dejarse sentir así que nos despojamos de ropa y proseguimos hacia el siguiente destino: Badilla de Sayago. Antes de llegar atravesamos una zona con mucha vegetación y muy bonita.


Poco después ya divisamos las primeras casas del pueblo. Al llegar nos encontramos con el arroyo de la Mimbre, que cruza la localidad. También nos encontramos con el GR-14, la Senda del Duero.




Continuamos por donde teníamos previsto, en paralelo al arroyo, y nos paramos ante el llamado Molino Pachón para comer allí algo.




Tras recuperar fuerzas volvimos a las bicis para recorrer el tramo que une Badilla con Concuzrrita, probablemente la zona más bonita de la ruta, porque rodamos durante un buen tramo en paralelo al arroyo de la Mimbre. Es posible que muchos años a estas alturas ya no lleve agua, pero con la primavera tan lluviosa que hemos tenido aún llevaba bastante.




Tras atravesar un bonito puente dejamos atrás el arroyo y comenzamos un ascenso, posiblemente el primero de la ruta, al menos el primero importante.



Poco después del ascenso ya vimos a lo lejos Cozcurrita. Enseguida entramos al pueblo y buscamos, también en esta ocasión, la iglesia. Antes de llegar nos encontramos con una zona abierta desde la que había unas espectaculares vistas hacia un cañón oradado por el arroyo del Pisón, que pocos metros después desemboca en el cercano Duero.


Desde allí vimos un camino que bajaba hacia el fondo del cañón y decidimos abandonar el track y aventurarnos a rodar por él para dirigirnos a nuestro siguiente destino, Fariza. Así que volvimos a subirnos a las bicis y empezamos a buscar dónde coger ese camino. Unos metros más adelante nos encontramos con la iglesia con su enorme morera junto a ella, y allí mismo vimos la indicación del camino, que iba o a la ermita de Fariza o al propio Fariza.


Enseguida nos dimos cuenta de que el camino era apto sólo para senderistas. Realizamos unos quinientos metros alternando pequeños tramos sobre la bici y el resto caminando.



Después nos encontramos con el propio arroyo, que tuvimos que cruzar pasando sobre algunas piedras.


Tras un fuerte ascenso con la bici en la mano ya llegamos a una zona que, aunque con bastante inclinación, permitía pedalear. Y sobre la bicicleta llegamos, siguiendo las indicaciones de los postes, hasta la ermita de Nuestra Señora del Castillo, famosa por la romería de los Pendones.


Desde allí es inevitable no mirar al Duero y quedarse durante un rato contemplándolo, ya en plenos Arribes.


Desde allí seguimos por la carretera hacia Fariza, si bien antes de llegar tomamos un camino a la izquierda que nos llevó hasta el pueblo.


Ya en Fariza, y estando de nuevo sobre el track, tuvimos algunas dudas de hacia dónde seguir. Una vez aclarados continuamos hacia Palazuelo, los primeros metros rodando sobre la carretera, si bien después cogimos un camino que salía a la izquierda y que con pequeños ascensos y descensos nos llevó hasta esa localidad.


Ya en ella hicimos un pequeño recorrido por el pueblo y salimos de él ascendiendo. Nos dirigíamos ya hacia Muga.


En un momento dado el camino se perdía y continuamos campo a través por dos tierras, ahora de barbecho, pero con los surcos aún marcados y que hacían casi imposible rodar por ellos.


Finalmente abrimos una cancela y salimos a una carretera, la cruzamos y continuamos por un camino que, tras girar a la izquierda, nos llevó hasta el propio Muga, si bien poco antes pasamos junto a la ermita de Fernandiel, aunque no paramos en ella.


Ya en Muga cargamos las bicis y tomamos una cerveza en el Hotel el Paraje de Sayago, que nos supo a gloria. Y tras la cerveza de nuevo a Zamora.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc.

Powered by Wikiloc


Relive 'Morning Jun 17th'

No hay comentarios:

Publicar un comentario