viernes, 1 de mayo de 2015

La que debió ser "Ruta de los Castillos v.2"

No siempre salen las cosas bien. El Día del Trabajo teníamos ilusión por hacer una ruta sencilla y bonita al mismo tiempo, la de los Castillos de Toro v.2 (variaba algo de la primera que hicimos hace ya un par de años).

El día amaneció desapacible, gris, oscuro, amenazando lluvia y con viento, pero nada de esto nos amilanó. Cargamos nuestras bicis en dos coches y enseguida nos pusimos en Toro.

Iniciamos la ruta y la lluvia nos iba respetando, pero poco después de pasar Villavendimio empezamos a tener problemas con el barro, aunque no estaba aún muy húmedo empezaba a pegarse a las ruedas...

"Bikers" poco antes de la caída que marcó esta ruta.
Continuamos pedaleando y cuando ya divisábamos la torre del homenaje del castillo de Villalonso se me cayeron las gafas de sol que, ante su ausencia, llevaba enganchadas en una cinta de la mochila. El compañero que iba detrás de mí las vio caer y lo dijo, el siguiente frenó casi en seco y el siguiente, por no darse con el anterior, clavó el freno de adelante, la rueda se le giró y salió volando cayendo de cabeza sobre la tierra. Enseguida acudimos a socorrerle y al principio estaba aturdido. Comprobamos que, sin duda, el casco había cumplido su misión, de hecho tenía todo el borde marcado en la frente como si se hubiera producido un derrame interno (más tarde comprobaríamos que dicho casco se había roto por dos sitios).

Cuando se le empezó a pasar el susto y el aturdimiento comenzó a llover, pero aún así nos disponíamos a seguir... Hasta que a alguien se le ocurrió mover la bici protagonista de la caída y comprobó que la rueda delantera estaba totalmente doblada y que era imposible seguir con ella.

Tomamos decisiones enseguida. El protagonista de la caída y un acompañante se dirigieron al cercano Villalonso y los cuatro restantes tomaron sentido contrario para ir a Toro, desde Villavendimio por carretera para acortar; coger los coches y regresar a Villalonso a buscarlos.

Ya todos en Villalonso todos nos reímos de lo ocurrido, sin despreciar su gravedad, y decidimos ir a Tiedra a tomar algo al Complejo de Turismo Rural, que está muy, pero que muy bien. Tanto es así que hemos puesto ya fecha para hacer una ruta por allí y así poder comer un buen asado en este lugar.

Así es como esta ruta terminó siendo un paseo de 16 km para unos y de 25 para otros. Otra vez será...

No hay comentarios:

Publicar un comentario