domingo, 11 de febrero de 2018

Faia da Água Alta (Lamoso) y Chiviteros (Torregamones) -senderismo-

Este Domingo tocó senderismo, así que salimos a las 10,00 h. de Zamora catorce personas dispuestas a disfrutar de la naturaleza, del paseo y de la buena compañía. Tras una hora de viaje llegamos a Bemposta (Portugal) donde paramos a tomar un café. Tras él volvimos a los coches para llegar hasta una pequeña localidad llamada Lamoso. Aparcamos a la salida del pueblo e iniciamos la caminata en busca de la Faia da Água Alta. Para llegar a ella tuvimos primero que, básicamente, descender por un buen camino, en algún tramo con bastante inclinación, poco más de un kilómetro.



Se llega a una caseta donde comienza la senda que lleva a la cascada natural, que se ve en su esplendor desde una pasarela hecha al efecto y a la que se accede por un sendero muy cuidado, con escalones en algunos tramos y con cuerdas para sujetarse a lo largo de todo el recorrido.  Dicho sendero nos hizo sudar a todos porque combina zonas de escalones muy altos que ascienden mucho en pocos metros, con descensos muy pronunciados, tramos de mucha pendiente...



Lo peor fue que desde la pasarela no había ninguna cascada que ver. La sequía de este año ha hecho estragos, y ni en el otoño ni en lo que llevamos de invierno se han recuperado los acuíferos. Tan sólo caía un hilillo de agua. Menos mal que el entorno lo compensa porque la zona es muy bonita.



Terminamos el ascenso de la zona de sendero y llegamos a la caseta donde habíamos empezado la senda. Paramos unos minutos para beber algo de agua y picar algo y enseguida comenzamos a caminar hacia los coches. Lógicamente tocó ascender todo lo descendido en la ida, pero lo hicimos bien y a buen ritmo.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc.


Powered by Wikiloc

Relive 'Morning Feb 11th'

Al llegar subimos a los coches y nos dirigimos a Palaçoulo, donde teníamos encargada la comida. Tras recuperar fuerzas de nuevo tocó volver a la carretera, en esta ocasión para ir hasta la presa de Miranda do Douro. Allí, nada más traspasarla, aparcamos y comenzamos la segunda ruta del día, que debería llevarnos hasta los Chiviteros.

El comienzo es duro, un ascenso con mucha inclinación que, con la barriga bastante llena, se lleva peor. El primer kilómetro es todo ascendente e hizo estragos en el grupo, porque se fue rompiendo en pequeños grupos.


Al llegar a una zona más llana, donde parecía terminar el ascenso, nos reagrupamos. Empezó a llover ligeramente, la suerte es que el agua nos daba por la espalda y no nos molestaba en exceso..., hasta que minutos después empezó a arreciar. Tiramos de capuchas y gorros y proseguimos. A mayores sufrimos un despiste y nos desviamos del track previsto y, aunque retomamos el buen camino después, rodeamos como un kilómetro.


Por suerte minutos después dejó de llover y la verdad es que nos alegramos todos mucho. Proseguimos y por la llanura y esos buenos caminos sayagueses, avanzamos rápidamente y llegamos a los Chiviteros, una especie de chozas construidas en piedra y con tejado de escoba ubicadas dentro de un corral en medio del monte y que eran utilizados por los cabreros para refugiar a sus animales más pequeños, protegiéndoles del frío y de las alimañas.




A todos nos encantaron, sobre todo a los que nos los habían visto nunca. Tras beber un poquito y comer algo iniciamos la ruta de vuelta, es decir, comenzamos a desandar el camino de ida. Y así lo hicimos, salvo el tramo que en el que nos habíamos equivocado, que ya lo hicimos bien. Como el perfil de la vuelta es descendente lo hicimos a muy buen ritmo, disfrutando de las vistas y ya casi todos agrupados.



Finalmente llegamos al lugar de partida justo con las últimas luces del día y contentos por haber logrado terminarla todos sin ningún problema.

Tras estirar un poco fuimos a Torregamones a tomar algo a La Tortuga y desde allí de nuevo a Zamora.


Para descargar la ruta haz clic en Wikiloc.


Powered by Wikiloc

Relive 'Afternoon Feb 11th'

sábado, 10 de febrero de 2018

Enormes rectas por la Tierra del Pan

Esta semana la ruta la adelantamos al sábado para poder hacer mañana otras actividades. La iniciamos en la misma soleada esquina de siempre sólo cuatro bíkers. Salimos de Zamora con frío, uno bajo cero, pero sabiendo que con el sol que teníamos en el horizonte y el cielo sin una nube, nos iban a terminar dando una mañana espléndida. Los primeros kilómetros los hicimos por el carril bici, al llegar al Valderaduey cruzamos la N-122 para ir hacia Molacillos. Tras subir el paso del AVE y el de la autovía se nos empezó a quitar el frío. A buen ritmo, llegamos a Molacillos sin novedad.



Cruzamos el pueblo de extremo a extremo y continuamos hacia Benegiles por caminos anchos, algo golpeados y bastante llanos.


Antes de entrar en esa localidad nos volvimos a topar con el Valderaduey, y lo volvimos a cruzar.


Rodamos por una calle del pueblo en paralelo al río y salimos de él por la carretera de Villalpando, por la que rodamos unos cientos de metros. La dejamos para tomar un camino perpendicular a la izquierda que poco después abandonamos para girar a la derecha y proseguir por una enorme recta.



Al final de esa recta el camino prosigue hacia la izquierda con una subida tendida y larga Tras superarla otra recta enorme nos llevó hasta Cerecinos de Carrizal.


Paramos junto a la iglesia a reponer fuerzas y poco después continuamos. Salimos del pueblo y tomamos la carretera local que lleva a Piedrahíta de Castro. Rodamos por ella unos dos kilómetros, tras los cuales giramos a la izquierda para tomar un camino que, en línea recta nos llevó hasta Moreruela de los Infanzones.


Al llegar a Moreruela nos encontramos algo que creemos no sea nada habitual en estas tierras: un helicóptero que había tomado tierra junto al pueblo. Imaginamos que por una avería, porque había a su lado una furgoneta del servicio técnico.


Atravesamos el pueblo y salimos de él por un camino que abandonamos poco después para girar a la derecha y no muchos metros más adelante a la izquierda para coger otra recta que, tras algunos toboganes nos llevó hasta las proximidades de Cubillos.





Abandonamos ese camino para llegarnos hasta Cubillos. Tras una parada en esta localidad volvimos a rodar por el mismo camino que nos llevó hasta allí para retomar el que traíamos desde Moreruela. Algo más adelante cruzamos la autovía tras rodar unos metros por el borde de un sembrado y seguimos por un camino que terminó por llevarnos hasta la urbanización Siglo XXI. Y ya en la carretera de Villalpando continuamos por ella hasta entrar en Zamora.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc


Relive 'Morning Feb 10th'

domingo, 4 de febrero de 2018

Acompañando al Duero desde Villalazán

Nuestro plan para hoy era desplazarnos a Ufones para hacer allí una ruta por Aliste, pero como la previsión meteorológica no era muy propicia, decidimos abortar a última hora y buscar una alternativa. Y esta fue ir hasta Villalazán y desde allí volver por las riberas del Duero.

Pero para llegar a Villalazán hubo que salir primero de donde siempre. La mañana estaba fría, sobre todo porque el sol trataba de asomarse tímidamente, pero no llegaba a combatir el frío. Cruzamos el puente de Cardenal Cisneros y continuamos por el Camino de San Miguel.


A partir de ahí hicimos un montón de cambios de dirección para terminar en la rotonda de Villaralbo. Después rodamos en paralelo a la A-66, hasta que terminamos saliendo a la carretera de Cazurra, seguimos por esta y enseguida por la que comunica Morales con Arcenillas.


Al llegar a las proximidades de esta localidad cruzamos la carretera y proseguimos por una recta enorme que nos dejó junto a Moraleja del Vino.




Aunque para algunos los caminos se les hacen estrechos y buscan nuevas alternativas...


Desde Moraleja fuimos a Bamba por el camino habitual. Cruzamos el pueblo y no, esta vez no nos dejamos seducir por el Viso, así que giramos a la izquierda y enfilamos hacia Madridanos.


No llegamos a entrar al pueblo, lo bordeamos y continuamos hacia Villalazán.


Este camino nos llevó hasta la carretera, justo donde se inicia la subida que lleva al pueblo. Allí mismo paramos para comer algo y enseguida continuamos.

Y lo hicimos por la carretera unos 3 km, la abandonamos girando a la derecha en la gravera, tomamos un camino que nos llevó hasta darnos de bruces con el río.


Pocos metros después encontramos lo que nos pareció podría haber sido una estación de bombeo.




Tras la inspección correspondiente seguimos adelante bordeando el río y bajamos dos rampas de las que gustan, aunque hubo contrapartida poco después otra mayor aún que hubo que subir con la bici en la mano.


Continuamos bordeando el Duero durante varios kilómetros, los más bonitos de la ruta, una zona muy agradable para ciclar, con buen terreno, cierto verdor y muchas arboledas, incluida la enorme chopera de Villaralbo.



 

Ya cerca de Villaralbo tuvimos problemas con un pinchazo y la válvula de una rueda. Tras tres paradas conseguimos solventar el problema. Menos mal que el sol ya se decidió a acompañarnos y estas paradas no nos dejaron helados.


Desde esta localidad a Zamora, no sé si por miedo a que se volviera a deshinchar o por qué, vinimos a todo lo que daban nuestras piernas, así que nos pusimos en la entrada de Zamora en un plis plas. Ya aquí hubo quienes se tuvieron que ir y hubo quienes disfrutaron de una hidratación necesaria, qué duda cabe, tras el esfuerzo.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc


Relive 'Morning Feb 4th'

domingo, 28 de enero de 2018

A la estación de Andavías y Viaducto Martín Gil

En esta mañana fría pero de cielo despejado y con un sol propio de las mañanas de invierno de Castilla salimos ocho bíkers de la Ciudad Deportiva. Seguimos el carril bici y antes de llegar a Valorio ya tuvimos que parar por un pérdida de aire que, finalmente sólo quedó en eso.



Ya en Valorio, pasada la casa del Guarda, giramos a la izquierda para ascender hasta llegar a la altura de la N-122. Una subida que nos hizo entrar en calor y asfixiarnos a casi todos. Continuamos por el llamado Camino del Monte. Cruzamos la autovía por un puente y comenzaron los famosos toboganes que terminan siendo cansinos.


Acabados estos giramos a la izquierda y, tras rodar como un kilómetro, llegamos al comienzo de la bajada hacia Palomares. Descendimos y al llegar a la parte baja volvimos a la derecha para cruzar esa parte que tanto nos gusta a todos porque rompe la monotonía del camino anterior.


Poco menos de un kilómetro después giramos a la izquierda y comenzó un ascenso suave en la mayoría de sus tramos, pero largo. Al culminarlo cambiamos de dirección para seguir por la derecha, donde vino el descenso que compensaba la subida anterior. Este descenso nos llevó hasta Andavías. Cruzamos el pueblo, incluso vimos la iglesia (para muchos por primera vez), la rodeamos y continuamos por una calle del pueblo que nos sacó de él.


Tras algunos cambios de dirección por buenos caminos vimos nuestro destino: la estación de Andavías. Nos desviamos del camino para llegar hasta ella.


Ya allí paramos para reponer fuerzas. El conjunto de edificios está abandonado así que maleza está empezando a penetrar en ellos y los grafiteros han encontrado allí su paraíso particular.




Según el track previsto desde allí teníamos que iniciar el regreso, pero estando tan cerca del Viaducto nos dejamos seducir por su atracción. Así que salimos del camino de la Estación y, por la derecha, nos dirigimos hacia el embalse, donde llegamos en pocos minutos.


Ascendimos, cada uno como pudo, hacia la vía y, tras hacer la foto de familia (posando los de la izquierda y otros aguantando el aire para disimular la barriguita) y contemplar el paisaje, iniciamos la vuelta.




El primer tramo, tras el ascenso, nos encanta. Es un camino estrecho, con pequeños sube y bajas y con jaras y encinas por un lado y otro del camino. El lado derecho incluso tiene vistas (el embalse).


Desde allí hasta Zamora fue una auténtica carrera. Los que iban en cabeza iban tirando fuerte y el resto hacíamos lo que podíamos pero, lógicamente, la media se elevó para todos, así que en el trayecto desde allí hasta Valorio invertimos poco más de una hora. Lo hicimos en paralelo a la vía, dejando esta poco antes de llegar a La Hiniesta. Atravesamos esta localidad y dimos un pequeño rodeo para ver la estupenda portada de su iglesia, hoy además, con algunas Águedas posando, como si nos estuvieran esperando.



Desde allí, y ya pensando en hidratarnos en la Caseta del Panadero vinimos volando. Pudimos atravesar las obras del AVE de la entrada de Valorio "a nuestro modo" y eso sí, hicimos un último esfuerzo por ascender por la cuesta de la Fuente de la Salud para coger ese camino técnico que tanto nos gusta hacer.


Este camino nos dejó casi a las puertas de la citada Caseta. Tras tomar algo ya cada mochuelo retornó a su olivo.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc.

Powered by Wikiloc




Relive 'Morning Jan 28th'